Inicio|entradas|Dieta sana y regulación del peso: un reto para las personas con TDAH
Conocer el TDAHConsejosEstudiosNutriciónTDAH a lo largo de la vida

Dieta sana y regulación del peso: un reto para las personas con TDAH

Qué factores relacionan el TDAH y la obesidad

 

Planificación de comidas

Comer de forma saludable requiere cierta organización y una buena gestión del tiempo. Tomar la decisión de qué se va a comer, comprar los ingredientes o asegurarse de que se cuenta con todo lo necesario y cocinar… Son muchos pasos a llevar a cabo, y cuando tienes TDAH y te cuesta organizarte, puede que te veas tentado por una opción menos saludable, más rápida y cómoda, pero eso sí, con altos contenidos en grasas, azúcares o hidratos de carbono.

 

Omitir comidas

Es frecuente que las personas con TDAH no sean conscientes de que tienen hambre y esto les puede llevar a saltarse algunas comidas. Sin embargo, saltarte una comida puede llevarte a comer en exceso después, para compensar lo que no comiste antes. Esto puede acabar fácilmente en un atracón a base de hidratos de carbono y azúcares para calmar el hambre, con un aporte energético muy elevado.

 

Comer mientras se hace otra cosa

Tampoco ayuda en este caso el comer sin prestar atención a que se está comiendo, mientras ves la tele o trabajas, por ejemplo. Al no estar pendiente de la comida, no estás registrando mentalmente las calorías que estás ingiriendo.

 

Mala higiene del sueño

Las personas con TDAH suelen padecer alteraciones del sueño: problemas en el inicio, mantenimiento o finalización del sueño nocturno. Además de las consecuencias que esto puede tener sobre el humor, el estado de alerta, la autorregulación de la conducta y la atención, los problemas de sueño también tienen consecuencias sobre el metabolismo. Dormir poco favorece el aumento de grasas y por ello, en las personas con TDAH la mala higiene del sueño puede estar ligada a la obesidad.

 

Comer para sentirse mejor

Los síntomas nucleares del TDAH (déficit de atención, hiperactividad e impulsividad) tienen un impacto y una repercusión en la vida diaria que pueden provocar frustración, problemas de autoestima, angustia, ansiedad y tristeza. La comida puede verse en ocasiones como un remedio rápido para aliviar estas sensaciones. Si este mecanismo se produce con relativa frecuencia, la comida puede convertirse en una vía de escape ante situaciones que te desborden o te hagan sentirte mal, al igual que lo haría una droga.

 

Factores biológicos

Otra razón que parece explicar la relación entre TDAH y obesidad tiene que ver con los neurotransmisores: serotonina y dopamina. Los niveles de estos neurotransmisores aumentan tras el consumo de alimentos con altos contenidos en hidratos de carbono y azúcar, por lo que se baraja la hipótesis de que las personas con TDAH podrían comer dietas ricas en nutrientes dado el potencial efecto sobre los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro.

7 consejos para personas con TDAH y problemas de peso

 

1. Estructurar las actividades del día y la noche para mantener el interés y evitar el aburrimiento y comer en exceso.

2. No saltarse las comidas. Para recordar que es la hora de comer, puede ser útil poner una alarma en el móvil.

3. Acudir a un nutricionista puede ser de ayuda y aclarar informaciones contradictorias sobre las dietas.

4. No olvidarse de desayunar, para evitar que el hambre de después lleve a comer en exceso.

5. Pararse y tomarse unos minutos para respirar profundamente y relajarse antes de empezar a comer puede disminuir la ansiedad y permite observar lo que se va a comer.

6. Durante la comida, se puede establecer que se bajen los cubiertos hasta que se haya terminado de tragar la comida, y así tomar mayor conciencia sobre la ingesta.

7. Consulta con tu especialista y pide asesoramiento a profesionales de la nutrición con experiencia y conocimientos sobre el TDAH, ya que las dietas que funcionan en personas sin TDAH, pueden no ser eficaces en personas con TDAH.

 

Por último os recordamos lo importante que es la higiene del sueño para la regulación del peso. Si una persona con TDAH parece tener problemas de sueño significativos (como puede ser la apnea del sueño) puede no sólo tener un impacto importante en la sintomatología del TDAH, sino que puede acarrear problemas relacionados con el peso y la alimentación.

Artículos relacionadps
ConsejosEntrevistas

¿Puede una persona con TDAH llevar una vida normal?

No es que puede, es que debe llevar una vida normal. No estamos hablando de una persona enferma, estamos hablando de un…
Conocer el TDAHManejo del TDAHProfesionales en TDAHTDAH a lo largo de la vida

TDAH y alcohol en la adolescencia

Llegada la adolescencia surge una preocupación añadida, cómo se relacionan TDAH y alcohol. ¿Tienen mayor riesgo de consumo de alcohol los jóvenes con TDAH?
ConsejosManejo del TDAHNutrición

Consejos nutricionales para niños con TDAH

Para cualquier niño seguir una dieta equilibrada es sinónimo de buen crecimiento y rendimiento, tanto académico como deportivo. Si además el niño tiene TDAH, hay que prestar especial atención a su alimentación

Te puede interesar

Manejo del TDAHProfesionales en TDAHTDAH en el colegio

TDAH y la vuelta al cole

Una vez superado el confinamiento debido a la pandemia global de COVID19 y el verano, es el momento de la vuelta al cole. Sin embargo, si una palabra define a este retorno a las aulas, es: INCERTIDUMBRE.
Entrevistas

¿Qué consecuencias puede tener un diagnóstico tardío?

El TDAH, a parte de los síntomas más conocidos por el gran público, que son: la falta de atención y la hiperactividad,…
TDAHytu