Realmente se pueden empezar a ver desde que se escolarizan los niños y las exigencias [académicas] aumentan y tienen una necesidad mayor de mantenerse quietos y atentos. Es un comportamiento que se sale de lo esperado para su edad y para su situación. Por lo tanto, de forma general, en el prescolar ya pueden empezar a detectarse los síntomas.